Una de las cosas que más nos horroriza a todos aquellos que somos padres cuando pronuncian la palabra Septiembre es la vuelta al cole. Conforme se va acercando el final de agosto y entra Septiembre, es normal que a muchos se nos queden las piernas como si fuese gelatina, pero lo cierto es que no hay por qué preocuparse de la vuelta al cole.

Los más peques –aunque son los que más disfrutan de las vacaciones- también necesitan su rutina diaria y la vuelta al cole les permite todo eso. Por otro lado, a los padres nos da la tranquilidad y seguridad de que ellos están bien cuidados, divirtiéndose y aprendiendo. Los traumas por la vuelta al cole tienen muy fácil solución si sigues nuestros consejos.

vuelta al cole

Consejos para que la vuelta al cole sea mucho menos traumática

Habla con ellos del tema

Una de las cosas que nos han dicho muchas mamis que realmente funciona, es hablar con los más peques sobre el cole. Hacerles recordar los momentos divertidos, los amigos, los compañeros, la profe y todo aquello que les haga sentir bien para generar un refuerzo positivo. Una de las cosas que hacen que la vuelta al cole sean traumáticas es que los más peques lo sienten como un abandono por parte de sus padres, pero, reforzando los recuerdos y las emociones positivas relacionadas con el cole, ¡esto ya no tiene por qué pasar!

Además de hablarles de lo sucedido, plantéales nuevos retos, háblales con alegría e ilusión, haz que ellos también tengan ganas de ir, no solo por ir al cole, sino por todo lo que eso implica. De esta forma, harás que ellos generen sentimientos positivos sobre la vuelta al cole y esto hará que, una vez tengan que volver a empezar con la rutina, todo sea mucho más llevadero.

Crea rutinas y horarios

Es muy importante que entiendas que la vuelta al cole es un poco más traumática para algunos niños por el tema de las restricciones y los horarios. Una de las formas que pueden ayudarte a que tus hijos no sufran esta experiencia y no generen recuerdos negativos por culpa del sueño, el hambre, las comidas, etc, es adaptarte a estas rutinas y horarios antes de empezar el cole y seguir apoyándolas aunque no estén en el cole. La idea es que antes de que empiecen y durante los primeros fines de semana de clases, sigas manteniendo los horarios –haciendo que se despierten “pronto” y no dejando que se acuesten “tarde”-, manteniendo los horarios de comida, el tipo de comidas –cosas más saludables, nada tanto procesado, etc-.

Con estos pequeños trucos, harás que los peques entiendan que el cole no es malo, sino que han estado de vacaciones y que durante las vacaciones se pueden tener cierto “lujos” pero, ahora, la rutina manda. Esto, por consiguiente, hará mucho más llevadero el proceso de adaptación y, por supuesto, que no vea el cole como algo negativo, sino como parte de su día a día –pero sin necesidad de tener recompensas luego-.

No lo dejéis todo para última hora

Una forma de hacer que la vuelta al cole sea divertida, ¡es irse de compras! Pero compras con calma, relajados, sabiendo lo que tenemos que comprar, lo que no y qué es lo que podemos reutilizar. También es importante que no sea un “Vámonos de compras que nos ha pillado el toro”, sino más bien una estrategia para hacer que a tus peques les entren ganas de ir al cole aunque sea para disfrutar de sus cuadernos, bolis, estuches, etc, nuevos. Esto, como todo lo que te hemos dicho antes, generará una experiencia positiva y un recuerdo positivo, dos cosas que son clave para hacer que tus hijos no monten un lío cada vez que tienen que volver al cole. Cuanto más productivas y más divertidas sean las experiencias vividas antes de volver al cole, mejor.

Obviamente, esto implica que, unos días antes de empezar el cole, se preparen –aunque con tu ayuda y supervisión- la ropa, la mochila, los juguetes y todo lo que se quieran llevar. Algo que puedes hacer es jugar a que tus hijos te cuenten por qué y a quién les enseñarían lo que se llevan y por qué quieren llevarlo. Como siempre, reforzamos sus emociones positivas para con el cole.

Comparte con ellos

Para que tus hijos sepan que la vuelta al cole es buena, tienes que hacerles ver que a ti también te emociona. Compartir con ellos en las horas del desayuno y la cena, les dará mucho apoyo y comprensión para que la vuelta al cole no sea nada negativo, sino algo más con lo que compartir con la familia. Hablar de las asignaturas del nuevo curso, de los compañeros, los profesores las posibles reformas del cole, les dará tranquilidad.

Vuestra emoción con este tema también es clave para conseguir que ellos se sientan mejor y más tranquilos con todo esto, así que, aunque creáis que no es importante, ¡lo es! Es una forma de ayudarles a mejorar su autoestima y bienestar.

Si crees que definitivamente te ha pillado el toro y que estos consejos ya no te salvan de que la vuelta al cole se convierta en una tortura china este año también, ¡te equivocas! Son consejos que te harán la vida más fácil con la vuelta al cole en cualquier momento del año y después de cualquier tipo de vacaciones.

Consigue la mejor vuelta al cole nunca vista con estos consejos
Puntúa este artículo