Durante las fiestas navideñas, los niños viven muchos momentos de ilusión y magia, se
divierten jugando con sus regalos, se acuestan más tarde, comen a deshora y pierden la rutina que llevaban antes de las vacaciones.
Todo esto implica que llegado el momento de volver a la rutina escolar pueda suponer un gran esfuerzo para los más pequeños pudiendo estar más irritables, tristes o cansados. ¿Cómo podemos conseguir afrontar de manera adecuada la vuelta al cole de los más pequeños? Te enseñamos algunas claves que funcionan para afrontar la vuelta al colegio después de la Navidad.

Los 6 consejos que debes saber para que tus hijos no tengan problemas para volver al cole después de las vacaciones de Navidad

Establecer rutinas asociadas al sueño y la comida

Es normal que después de las vacaciones les cueste algunos días en recuperar el ritmo habitual. Por este motivo es conveniente que días antes de terminar las vacaciones, los niños vuelvan progresivamente a los horarios de acostarse y levantarse a la misma hora. Lo mejor es hacerlo poco a poco para que se vayan adaptando de manera adecuada a los nuevos horarios, por ejemplo unos días antes de volver al colegio podemos ir progresivamente adelantando la hora de ir a dormir y nos vamos levantando cada día un poco más temprano.
Además debemos modificar el horario de las comidas y las cenas y por supuesto, el de los hábitos, como por ejemplo volver a controlar los momentos de juegos, televisión. Si lo hacemos progresivamente, la vuelta al colegio no será tan costosa para los más pequeños de la casa.

Los Juguetes

Vuelta al cole después de Navidad
A muchos niños les cuesta volver al colegio después de Navidad porque apenas tienen
tiempo para poder disfrutar de los regalos que han tenido la noche de Papá Noel o los Reyes Magos.
Por este motivo, es recomendable que Papá Noel se encargue de aquellos juguetes más
lúdicos y que requieren más tiempo para que los niños puedan aprovechar de más momentos
disfrutando de sus regalos antes de volver a la rutina escolar.
Por otro lado, los Reyes Magos se encargarían de otros regalos como por ejemplo, ropa y
aquellos juguetes educativos como puzles o juegos de construcción que los niños pueden ir
disfrutando poco a poco, incluso aquellos días de diario.
Sin embargo, en aquellas casas donde la tradición sea que los Reyes Magos se encarguen de
traer a casa todos los regalos, sería conveniente que los padres sean comprensivos con sus
hijos y les dejen jugar unos minutos al día aunque hayan vuelto al colegio.
Además conviene destacar los aspectos positivos que suponen poder disfrutar de juguetes
nuevos en sus ratos libres habituales.
Por ejemplo, al siguiente fin de semana puedes ofrecerte para jugar con tu hijo cuándo
tengáis un poco de tiempo libre. Seguro que le hace mucha ilusión y además podrá jugar con
sus juguetes nuevos y no sentirá tanta nostalgia por retomar de nuevo la rutina escolar.

Enfatizar los aspectos positivos que suponen la vuelta al colegio

Es muy importante que nos centremos en todos aquellos aspectos positivos que suponen
volver al colegio para que se los podamos transmitir a nuestros hijos.
Por ejemplo, podemos preguntarle al niño si echa de menos algún amigo de clase con el que
se lleve especialmente bien, es decir consiste en recordarles las cosas que les gustaban de la
escuela.

Hablar con el niño de sus temores e inquietudes de volver al colegio

Es fundamental escucharles, entender los temores e inquietudes que pueda tener el niño o la niña y nunca minimizarlos ni restarles importancia y ayudarles a verbalizar sus emociones.
De esta forma conseguimos que nuestro hijo nos pueda expresar qué es lo que más le
preocupa de volver al colegio o qué es lo que más esfuerzo les supone de volver a la rutina escolar. Consiste en animarle a hablar de ello y escucharle abiertamente sin enfados ni reñirle por nada que os cuente y a su vez hacerle ver al niño que la vuelta a la normalidad también tiene muchos aspectos positivos.
También es recomendable combatir algunas inquietudes que los niños pudieran llegar a
tener. Por ejemplo, si tu hijo te dice que no quiere volver al colegio porque tiene dificultades con
alguna asignatura, tranquilizarle con respecto a la posibilidad de buscar un profesor particular
o ayudarle de una manera más exhaustiva con esa asignatura en concreto.

Evitar dejar los deberes para el día antes de la vuelta al cole después de Navidad

Otro aspecto importante es evitar dejar para el último momento los deberes. De esta forma evitaremos el estrés de última hora y conseguiremos que el niño siga reforzando
los conocimientos adquiridos y que, al regresar al cole, no se les hayan olvidado los conceptos
que aprendieron antes. Así, aunque disfruten de las vacaciones y de los momentos de juego, no se olvidarán de que existen rutinas y obligaciones que hay que cumplir y notarán menos el cambio cuando
tengan que regresar de nuevo al colegio.

 Mantener la misma hora del baño

Aquellos niños que estén acostumbrados a tomar un baño después de jugar y hacer los
deberes, es recomendable que, aunque estemos de vacaciones, sigamos manteniendo la
misma hora del baño. De esta forma, ayuda al niño a relajarse y a tener un sueño más reparador y así la vuelta al colegio después de la Navidad será más fácil, ya que es muy importante seguir manteniendo
algunas rutinas.

Como ves, no es ningún misterio que hacer que los peques no pierdan la rutina del cole es sencillo. Solo hace falta un poco de mano dura, pero al mismo tiempo darles tiempo y alas para que crezcan, imaginen y disfruten. 

Dejar un comentario

Call Now Button