Ahora sí que sí, ¡la Navidad se acabó! Muchos estamos celebrándolo porque, con tanta comidad y cena fuera de horario y de nuestro menú habitual, somos muchos los que sentimos que a cada bocado, el estómago nos da un pequeño vuelco. ¡Y es que no es para menos! Nos hemos pasado un mes comiendo como si no hubiese un mañana entre cenas de empresa, cenas con amigos, comidas familiares, las cervecitas con el del quinto… y claro, eso nos pasa factura. Por eso, es importante tener unas bases nutricionales post Navidad.

Y a muchos, nos ha pasado factura más allá de simples ardores intestinales, ya que la báscula también nos dice que hemos aumentado nuestro porcentaje de grasa y, quieras que no, eso te mina un poco la moral.

Como ya comentamos, es NORMAL que esto suceda y NO PASA NADA por ello. Un mes no tiene por qué arruinar todo lo que has hecho los 11 meses anteriores, aunque sí que es cierto que, post Navidad, hay que hacer una pequeña limpieza, de la casa y de muchos hábitos a los que nos hemos acostumbrado estos días. Pero ojo, esto no quiere decir que tengamos que dejar de comer o de disfrutar de la comida, simplemente, que hay que volver a tener una rutina.

Por eso, desde nuestro servicio de Nutrición, queremos compartir con vosotros algunos consejos nutricionales post Navidad para haceros esta vuelta a la rutina mucho más fácil y práctica.

6 consejos nutricionales post Navidad para cuidar tu salud

Cambia tu mentalidad

Uno de los mayores errores que cometemos cuando queremos introducir nuevos hábitos nutricionales post Navidad, es que creemos que una dieta –que no son más que pautas alimenticias acordes a un objetivo saludable y físico- es como un régimen –una alimentación restrictiva que está asociada a enfermedades como la diabetes, por ejemplo-. Esto nos hace que veamos las dietas y la alimentación post excesos como algo negativo y restrictivo.

Seguramente, muchos hayamos brindado por la salud –entre otras muchas cosas- estos días. Por eso, desde Clínica Parc Central te proponemos apostar por la salud, para que le regales a tu cuerpo y a tu mente una nueva concepción de dieta:

Alimentarse bien, cuidando el cuerpo. No porque X alimento sea malo o bueno, mejor o peor, engorde más o menos, tenga más aceite de palma o no, sino porque, simplemente, quieres darle lo mejor a tu cuerpo. Y eso, en muchas ocasiones, pasa por olvidarnos de dietas milagro, operaciones Bikini Express, etc.

El primer paso para que cuides tu cuerpo post Navidad es que empieces a ver la dieta como una aliada, no como una enemiga, que te va a regalará una nueva forma de ver la vida y de cuidarte a ti y a los que más quieres. Desde dentro hacia fuera.

Consejos nutricionales post Navidad

Come más fruta y verdura

Si hay algo que todos sabemos, es que la fruta y la verdura son alimentos que se quedan un poco apartados en las fechas Navideñas y es que claro, ¡con tanto quesito, jamoncito y gambones es imposible abarcarlo todo! Por eso, uno de los hábitos nutricionales post Navidad que te recomendamos desde Clínica Parc Central, es que incluyas mucha más fruta y verdura en cada comida. Básicamente por dos cosas:

  • Te ayudará a reequilibrar tu cuerpo con vitaminas, minerales y nutrientes que no te han dado muchos otros alimentos estas Navidades.
  • Conseguirás saciarte mucho antes si comes más verduras en tus comidas y cenas, más hidratos o proteínas.

Por otro lado, nuestro consejo es que si te cuesta un poco acostumbrarte –o a tus peques- empieces a introducirlas en pequeñas rutinas como batidos y purés. Sí, puede que contengan mayor concentración de azúcar –en el caso de los zumos y batidos-, pero estamos metiendo MUCHOS nutrientes y es simplemente una forma de conseguir hacernos a este nuevo hábito. Recuerda que no puedes pasar de NADA a TODO de la noche a la mañana y que, poco a poco, es como realmente se hace camino al andar.

Aumenta las proteínas en tus comidas principales

Al igual que las verduras, las proteínas –carnes, pescados y legumbres- son los alimentos más saciantes que podemos encontrar en un plato de “dieta”. Por eso, nosotros te recomendamos que aumentes la cantidad de proteínas en tus cambios de hábitos nutricionales port Navidad porque:

  • Te saciarás antes que comiendo pasta o arroz.
  • Aumentarás la masa muscular y ayudarás a quemar grasa antes.

Como sabes, la masa muscular ocupa menos espacio que la grasa pero, también consumes muchas más calorías con el mismo ejercicio. Por eso, aumentando los alimentos con altas cargas de proteína –ya sea animal o vegetal-, estarás consiguiendo aumentar tu base de masa muscular y eso te ayudará a perder más grasa en tu día a día.

Muévete más

Muchos de nosotros nos proponemos apuntarnos a un gimnasio en el año nuevo, pero lo cierto es que pocos somos capaces de mantener esa promesa a lo largo del tiempo. Por ello, nuestra recomendación es que empieces poco a poco. Coge el hábito de moverte saliendo a andar y comprueba todos los beneficios que tiene el moverte porque entonces, ¡querrás más instintivamente!

Igual que en la alimentación, es importante no querer conseguir objetivos alocados, es decir, pasar de NADA a TODO en un plisplas. Por eso, si te apuntas al gimnasio con la idea de ser Arnold Schwarzenegger en dos días, ya habrás fracasado antes de empezar.

Moverse o tener una actividad física elevada, no pasa siempre por machacarse en el gimnasio. Uno de los hábitos nutricionales post Navidad más usados es el hecho de andar, mucho, al ritmo que tú quieras, pero disfrutando del paseo y logrando hacer mínimo unos 10.000 pasos al día. ahora, hay muchas aplicaciones para el móvil que te ayudarán a poder tenerlos controlados.

Por supuesto, si a esto le añades dos o tres sesiones de actividades dirigidas, musculación o un poco de cardio en el gimnasio, ¡el triunfo estará asegurado! Muchas veces, fracasamos en nuestros objetivos nutricionales no por la dieta que seguimos, sino por el estilo de vida tan poco activo que llevamos. Así que ya sabes, ¡muévete más del sitio y baja más el peso del sitio!

Bebe más agua

Sí, agua. Y no, no es por la saciedad que te da beber. Puedes beber siete litros de agua al día y morir de hambre. Pero es cierto que uno de los errores que cometemos en fechas como la Navidad o el verano es no beber suficiente agua y bebemos mucho más alcohol o refrescos que, al contrario de lo que creemos, no nos hidratan, sino que nos DEShidratan –por el alcohol o por el gas que contienen-.

El cuerpo –que es muy sabio-, identifica esta falta de hidratación con hambre porque le faltan minerales y por eso, demanda comida. El problema es que este “hambre” irreal, junto con el no tener unos hábitos alimenticios saludables, nos lleva a comportamientos poco saludables: comer bollería, por ejemplo.

Por eso, si te aseguras beber mínimo un litro de agua al día, notarás como te sientes mucho mejor y el cuerpo ya no te pide tanto combustible orgánico –o sea, comida-. En invierno, también es cierto que sentimos que tenemos sed y que, el beber agua no acompaña mucho, por eso tomar más tés e infusiones puede ser una buena solución para estar más hidratados.

Cambia tus hábitos alimenticios

Más allá de qué se come, también hay un cómo y un cuándo. Muchos estudios han demostrado que comer con prisa o de pie, hace que el cuerpo no sea capaz de asimilar los nutrientes de la forma adecuada y que, por eso, puedas tener digestiones más pesadas con problemas de dispepsia –distensión abdominal-, por ejemplo. Por eso, a la hora de hacer cualquier comida, es importante que te tomes tus 20 minutos como mínimo, que mastiques y te permitas el placer de saborear la comida. Esto te ayudará a estar concentrado simplemente en comer y, por supuesto, a quedarte saciado porque, las prisas, como sabes, nunca son buenas compañeras.

Por otro lado, uno de los hábitos nutricionales post Navidad –y sin post Navidad- muy recomendables, es cambiar las horas de comida y de cena. Adelantar las horas y permitirnos hacer la digestión antes de meternos en la cama o irnos a trabajar y entrar en la vorágine de caos, nos ayudará a no almacenar tanta grasa ya que, parte de la energía ingerida, la consumiremos. Así que, comer a las 13h y cenar antes de las 20h –si te es posible-, es una buena estrategia también.

Como ves, son pautas nutricionales muy básicas y que casi todos los dietistas-nutricionistas recomiendan. En nuestro servicio de Nutrición, te ayudaremos no solo a conseguir tus objetivos, sino a ganar confianza y muchos conocimientos para que, poco a poco, puedas mejorar tu salud y tu calidad de vida mejorando pequeños hábitos nutricionales.

 

Consejos Nutricionales Post Navidad
Puntúa este artículo