Beneficios que debes conocer del Drenaje linfático manual

En el embarazo es muy común la sensación de piernas hinchadas. Se denomina edema y está relacionada con la retención de líquidos –sodio y agua- y con la mala circulación, tanto de la linfa como de la sangre, en las extremidades inferiores.

Aunque este es uno de los problemas más habituales que se dan durante el embarazo, afortunadamente puede ser tratado a través de técnicas manuales muy suaves y en absoluto agresivas: el drenaje linfático para embarazadas.

drenaje linfático manual

Los cambios físicos y hormonales que sufre el cuerpo de una embarazada son inevitables.

En Clinica Parc Central, nuestra técnico en drenaje linfático te puede ayudar a través de métodos eficaces, totalmente inocuos para el feto que tratan muchas de las dolencias que aparecen durante el embarazo; técnicas adecuadas para aliviar la inflamación y el malestar.

Las molestias ocasionadas por estos cambios en el embarazo pueden ser tratadas a través del drenaje linfático, la fisioterapia  (masoterapia) o el refuerzo del suelo pélvico.

Las piernas pesadas y doloridas, la aparición de varices o la ciática son problemas comunes que aparecen durante el embarazo.

El “Metodo Vodder”  reconocido como el padre del del drenaje, a pesar de surgir otros métodos, es el de mayor efectividad. Consiste en la activación manual de los ganglios linfaticos y la canalización de los líquidos hacia los vasos linfáticos. Estos son los que recogen y canalizan todo ese liquido junto a los desechos orgánicos, y los conducen hacia vasos más grandes que desembocan en los vasos.

¿Qué beneficios tiene el drenaje linfático manual?

El drenaje linfático reduce, de forma inmediata, la inflamación de las piernas, sintiendo resultados positivos desde la primera sesión.

Las técnicas utilizadas en este tratamiento son muy suaves y sutiles, ya que se trata de encauzar el exceso de linfa que se ha desbordado.  Podemos decir, de forma figurada, que el drenaje es una técnica de arrastre.

Normalmente, tras la sesión de drenaje linfático, te sentirás muy relajada. Este efecto se produce porque las técnicas propias del drenaje consiguen, por una parte, reconducir la linfa y estimular el sistema inmunitario y, por otra, ayudan a desintoxicar nuestro organismo y favorecen la circulación de la sangre.

En el caso de las embarazadas, la retención de líquidos se debe al aumento de la cantidad de líquido linfático y a la dificultad para evacuarlo rápidamente debido a los cambios hormonales y físicos, al aumento de peso, a la presión que ejerce el bebé sobre  los vasos linfáticos, los vasos sanguíneos. Por esta razón, se produce la dificultad del retorno de los pies hacia arriba, la gravedad hace que se acumule en las partes pístales (tobillos y manos). Aunque una sesión de drenaje linfático aliviará la sensación de hinchazón en las piernas, es necesario darle continuidad al tratamiento para obtener resultados duraderos.

Cabe destacar que gracias al drenaje linfático es muy beneficioso en las embarazadas puesto que al deshincharse la piel, van a estar más cómodas, podrán caminar mejor, un menor hormigueo en la piel y, sobre todo, podrían descansar mejor.

Por otra parte, el drenaje linfático también tiene efectos positivos sobre el equilibrio hídrico de nuestro cuerpo y sobre nuestra piel, y ayuda a desintoxicar el organismo. Al mejorar el funcionamiento del sistema linfático, ayudamos a eliminar toxinas, principales causantes de la celulitis y el acné.

En nuestra vida cotidiana, para reducir el dolor de piernas y la hinchazón, podemos tomar algunas medidas bastante sencillas. Es conveniente caminar un rato todos los días –al menos, media hora-; mantenernos correctamente hidratados (agua, zumos naturales…); reducir la cantidad de sodio de los alimentos de nuestra dieta, es decir, de sal; y evitar las prendas muy ajustadas, sobre todo las medias y los calcetines con elásticos.

Llama ahora al 960119724 y reserva tu cita de drenaje linfático con nuestra técnica, y empieza a sentir un mayor alivio y confort.

Call Now Button