C/Sidney 2000, Número 8 B Puerta 1 Torrent (Valencia) 960119724 - 691244186 09:00- 21:00 Especialistas en eco 4d/5d

Cuida tu alimentación en verano

La llegada del verano está a la vuelta de la esquina y, aunque no lo creáis, es una de las peores épocas para las embarazadas. No por motivos alarmantes, sino porque es la época en la que menos estamos en casa, ya que es habitual –gracias al buen tiempo- salir por ahí a comer o a cenar de forma más habitual o irse de vacaciones. Por eso, los problemas intestinales o molestias estomacales son más frecuentes en esta etapa del embarazo.

Es muy importante que, las embarazadas cuiden su alimentación más que en otras épocas del año ya que, la alimentación en verano suele ser más grasienta y con mayores índices de azúcar y de carbohidratos.

la alimentación en verano

¿Cómo cuidar la alimentación en verano?

Para evitar ardores, acidez y problemas estomacales varios, nuestra endocrina recomienda seguir, en la medida de lo posible, las siguientes recomendaciones.

Horarios estables

Mantener unos horarios más o menos estables en las comidas, te ayudará a no pasarte entre horas, a no ayunar y a evitar los tan odiados atracones. Además, tu aparato digestivo no se verá sobrepasado de esfuerzo y tus digestiones serán más ligeras y más regulares, ayudándote a no tener estreñimiento. Si ves que no puedes hacer esto o que te entra el hambre, no picotees. Céntrate en tomarte una zanahoria, una manzana, un yogur o algo ligero y espera, en la medida de lo posible, la hora de comer que te has fijado. Llevar una alimentación en vacaciones controladas será tu mejor aliado.

Restaurantes de confianza

Aunque cada vez más los restaurantes tienen conciencia de que las embarazadas necesitan una alimentación más fresca y más saludable, es mejor que elijas restaurantes de confianza para así poder saber cómo cocinan en ese sitio y que tu estómago no rechace los alimentos. Evita las verduras mal lavadas, los alimentos expuestos en el mostrador y las carnes y los pescados poco hechos. Además de esto, evita las comidas muy frías ya que te pueden sentar mal. Tómalas pero saboreándolas y no te las comas de forma brusca.

Haz una buena digestión

Sí, esto va a sonar un poco a madre, pero es esencial que hagamos una buena digestión antes de meternos al agua si estamos embarazadas. Los cortes de digestión pueden causarte bajadas de tensión y esto puede fastidiarte las vacaciones.

Hidrátate

Hidratarse, como durante todo el embarazo, es esencial, pero sobre todo es importante en verano. La alimentación en verano está basada en frutas y verduras, es cierto, pero es muy importante que bebas mínimo dos litros de agua al día para que no te deshidrates. Además, intenta beber siempre agua embotellada para que la cal o posibles bacterias no te provoquen problemas intestinales.

 

Recuerda que, es importante que disfrutes de tus vacaciones, pero una buena alimentación en verano es esencial para que tu embarazo sea lo más llevadero posible. Si no sabes qué alimentación llevar, lo mejor es que consultes con tu endocrino o nutricionista