El verano ha entrado con fuerza, ¡eso no vamos a negarlo! Y ya estamos todos con el bikini casi puesto en cuanto llega el fin de semana para poder escaparnos un poquito y empezar con la temporada de playa para ganar ese codiciado moreno. Pero claro, para que nuestra piel no sufra el maltrato de los rayos de sol, es MUY importante que la cuidemos y para eso hay que saber cómo preparar tu piel para el sol. Los rayos UVA pueden provocar muchas contraindicaciones en la piel como pecas, manchas y, por supuesto, llegando al extremo, cáncer de piel.

Para que esto no te pase a ti ni a tus seres queridos, te dejamos algunos consejos para que puedas conseguir el mejor moreno –ese que todo el mundo envidia- pero sin poner en riesgo tu salud y, por supuesto, conseguir un moreno saludable para el resto de tu vida.

preparar tu piel

5 trucos para preparar tu piel para este verano

Alimentación

Ya sabes –o, al menos intuyes- que nosotros siempre apostaremos antes por recomendarte que te cuides por dentro porque, un organismo sano, es una belleza máxima por fuera. Por eso, para nosotros es tan importante recordarte que, para que tu piel esté fuerte, nutrida y preparada para asumir los nuevos rayos del sol veraniego, ¡la alimentación es la clave! ¿Por qué? Pues porque una buena alimentación es la que le va a dar a tu cuerpo el aporte de vitaminas esenciales para poder soportar los rayos UVA sin sufrir ningún daño colateral.

Para ello, es muy importante que desde YA, incluyas en tu dieta un aumento MUY IMPORTANTE de fruta y verdura y no solo una ensaladita de vez en cuando. Las verduras tienen que ser lo principal en tu plato porque –además de ayudarte en tu operación bikini- te darán el aporte de nutrientes y vitaminas necesario para que tu piel pueda absorber la cantidad de sol que le des sin tener una reacción adversa.

Obviamente, es muy importante que empieces a incluir en tu dieta, alimentos que tengan un alto contenido en Vitamina C y betancaroteno, ya que esto, es lo que te ayudará a producir más melanina, evitando los posibles quemazos –y por consiguiente todo lo demás-, que te dé el sol.

Hidratación

Una de las cosas que todos deberíamos empezar a asumir es que somos un 60% agua, por lo que es esencial mantenernos hidratados para que nuestro organismo tenga un bue funcionamiento y no solo a la hora de preparar tu piel para el verano, sino para todo. Muy poca gente consume el mínimo de agua recomendado -1L- pero sí toma mucho café y té. No es que esté mal, pero es cierto que tanto la cafeína como la teína pueden provocar deshidratación, por eso, si eres un gran consumidor de este tipo de bebidas, puede ser que notes que tu piel está bastante más reseca y tirante que otras. Por eso, es esencial hidratarse, especialmente de dentro hacia fuera, ya que estamos favoreciendo la circulación, la regeneración muscular y, al mismo tiempo, que la capa más externa de la piel pueda resistir mejor los impactos del sol cuando vamos a la playa. Con paciencia, la hidrtación será tu mejor aliada –junto con la alimentación- para conseguir que ese moreno que más deseas, se haga realidad.

Por supuesto, no solo vale hidratarse por dentro, ya que para que se note por fuera, hay que invertir más tiempo. Por eso, es importante que sepas que, hidratarse la piel con una buena crema es esencial para poder tener una piel lisa. Por supuesto, la hidratación externa, ayudará a las capas de piel más expuestas a “recomponerse” más y mejor de las adversidades meteorológicas.

Exfoliación

Siguiendo con el tema de la piel, una vez llega el verano, es importante hacerse algún tipo de limpieza corporal, como una exfoliación completa –ya sea en casa o en un centro de estética-. Esto, es lo mejor que puedes hacer para preparar tu piel para el sol, ya que le estarás quitando el exceso de piel muerta, permitiendo que los rayos UVA penetren en nuevas células y no se “distorsione” el efecto. Aunque no lo creas, durante el invierno acumulamos muchas pieles muertes y más con la llegada de la primavera por la simple razón de que, nosotros los humanos, también cambiamos nuestro pelaje para poder llevar mejor el calor el verano. De ahí a que se nos caiga más el pelo y nuestra capa de piel es un poco más fina para permitir la sudoración.

Por eso, realizarse una exfoliación corporal –y no solo facial-, favorecerá a la absorción de los rayos del sol, evitando manchas y, por supuesto, quemaduras que luego impliquen que nuestra piel se caiga. Cuanto más nueva sea la piel, más resistente será.

Exposición solar gradual

Sí, vale, todos somos conscientes que lo que más mola es estar todo el día en la playa porque es un sitio que todos podemos disfrutar y en el que podemos hacer muchas actividades –o no, si no queremos-. Sin embargo, para preparar tu piel para el sol, es esencial que no hagas eso de “Voy a la playa 6h para que me vaya cogiendo color”. ¡¡ERROR!! Una exposición tan agresiva así, de buenas a primeras , puede afectar mucho más de lo que crees a tu piel. Lo más conveniente es que te vayas exponiendo poco a poco al sol, aumentando las horas. Empieza, por ejemplo con una hora o dos como mucho –tengas el tipo de piel que tengas- y ves aumentando poco a poco para que tu piel no se queme y, por lo tanto, tengas riesgo de producir un melanoma o machas a lo margo del cuerpo. Recuerda, que las quemazones por exposición solar siguen considerándose quemaduras de 2º grado ya que la dermis se ve afectada.

Protección solar

Últimamente, en la clínica, hemos escuchado mucho eso de “Pues yo voy a la playa con aceite de coco, que así me da más”. ¡¡MUCHO CUIDADO CON ESO!! Sí, el aceite de coco y las cremas, hacen que tu piel absorba más sol PERO esto no quiere decir –en absoluto- que sea lo mejor para preparar tu piel para el moreno que deseas. De hecho, este tipo de prácticas son muy peligrosas ya que una exposición solar sin protección SPF –la indicada para tu tipo de piel- y, además, con algún agente externo que amplifique el alcance de los rayos UVA, puede ser tremendamente peligroso. De hecho, los cáncer de piel están aumentando un 33% en los últimos años, sobre todo en los adolescentes pues, acuden a la playa realizando estas prácticas y, al final, después de tantas quemaduras cutáneas, el cuerpo reacciona generando un melanoma.

Utilizar protector solar con un SPF acorde a tu tono de piel –cuanto más morena, más bajo podrás usarlo-, es importante para preparar tu piel para el verano, sobre todo si no quieres quemarte cada dos por tres, aumentando las posibilidades de que tu piel se queme, te salgan manchas, más pecas, aceleres el envejecimiento de la piel, etc.

Recuerda que para nosotros, lo más importante es cuidar de tu salud y tu bienestar. Por eso, te ayudamos a preparar tu piel para el verano con nuestros servicios especializados de Nutrición y Dietética y, por supuesto, el de Estética. Cuida de ti y de los tuyos sin más problemas y preocupaciones que el de disfrutar un día con la familia en la playa.

 

Consejos para preparar tu piel para el sol
Puntúa este artículo