C/Sidney 2000, Número 8 B Puerta 1 Torrent (Valencia) 960119724 - 691244186 09:00- 21:00 Especialistas en eco 4d/5d

En verano no te olvides de la nutrición equilibrada y saludable

¡Enhorabuena estas embarazada! Ya no tienes excusa para dejar de lado hábitos poco saludables que te roban energía y bajan tu estado de ánimo. Aprovecha estos nueve meses para adoptar una dieta saludable que sin duda no sólo beneficiará tu salud, sino también la del bebé que viene en camino.

No hay nada mejor que ayudarte de los consejos de un endocrinólogo o un nutricionista que te irá indicando cada trimestre de embarazo, qué alimentos deberías ir introduciendo en tu dieta en función de los requerimientos nutricionales que va necesitando tu organismo. ¿Por qué insistimos los ginecólogos en cuidar los hábitos alimenticios de la mamá embarazada? porque no sólo cuidándote tú estás cuidando al bebé, sino porque a través de la alimentación se puede reforzar el sistema inmunitario.

El secreto es una fórmula básica: pescados+verduras+fruta fresca+legumbres+frutos secos+cereales integrales+lácteos, sin olvidar la ingesta de unos dos litros de agua al día.

verano nutrición

A continuación te presentamos una serie de alimentos “mágicos” por sus propiedades valiosas para mamá-bebé.

5 alimentos que son necesarios este verano en cuanto a nutrición

Naranjas

Son una fuente excelente de vitamina C que contribuye a reforzar la membrana amnióticas (de esa manera evitar la rotura de la bolsa de las agua de manera prematura), contienen además calcio, ácido fólico (importante para evitar espina bífida en el bebé) y potasio (genial si tienes calambres nocturnos en las piernas). Las naranjas favorecen la absorción de hierro si tienes anemia. Refuerzan el sistema inmunitario por su poder antioxidante, son depurativas y además alivian espasmos gástricos y las digestiones pesadas y lentas.

Almendras

Es una fruto seco de los más completos, su aporte en vitaminas es extraordinario y ello lo hace un reconstituyente natural. Es muy rico en hierro y sobretodo en calcio, que ayuda al desarrollo óseo del bebé. La leche de almendras que es muy fácil de encontrar en cualquier supermercado te puede ayudar a aligerar las digestiones pesadas, reducir el cansancio físico y ayudar a descansar mejor.

 Aguacates

Aunque parezca una fruta muy grasa, en realidad es rica en agua. Te puede aportar tres vitaminas antioxidantes A, C y E así como minerales, fundamentalmente potasio y magnesio (genial si padeces de rampas y calambres nocturnos, muy frecuentes en embarazadas). Es también muy beneficioso su consumo durante el embarazo por la elevada concentración de ácido fólico que tienen (previene defectos en la formación de la médula del bebé).

Espinacas

Cuidado cuando adquiráis las espinacas, aquellas que no proceden de cultivos orgánicos pueden contener nitratos, una sustancia tóxica que contienen los fertilizantes de cultivo. Las espinacas son una excelente fuente de vitaminas A, C, B6, así como de carotenoides, importantes puesto que ayudan a enriquecer la leche materna en mujeres que ya han dado a luz y están en periodo de lactancia. Durante el embarazo son un excelente alimento rico en hierro (contienen el doble de cantidad que la carne roja).

Quinoa

Quizás poco conocida en la cultura alimentaria mediterránea, pero muy fácil de adquirir en la sección de dietética de grandes superficies o herboristerías. Es una semilla de pequeño tamaño pero muy rica en proteínas vegetales, minerales y fibra (genial para combatir el estreñimiento). Otro valor añadido de la quinoa es su poder de estimulación del sistema inmunitario, favorece la formación de anticuerpos, es antivírica. Y por si fuera poco se ha descrito también su capacidad de estimular la secreción de leche durante el periodo de lactancia.

Esperamos que estos consejos sean de utilidad. No olvidéis introducir alguno de estos alimentos en vuestra alimentación y seguir asesoramiento nutricional por parte de un profesional endocrinólogo que os dará pautas para cuidar vuestra salud y la del pequeño que está en crecimiento.