C/Sidney 2000, Número 8 B Puerta 1 Torrent (Valencia) 960119724 - 691244186 09:00- 21:00 Especialistas en eco 4d/5d

Conoce los test de ovulación

Este post va dirigido a alguna que otra paciente que se ha desesperado utilizando los test de ovulación. La búsqueda de un embarazo no es fácil y como siempre comento, la especie humana no es demasiado fértil pues la probabilidad de conseguir embarazo en un ciclo cualquiera es escasa, no va más allá de un triste 20%. Por ello cuando pasa un mes y otro mes y el ansiado positivo no llega, cualquier ayuda es buena, los test de ovulación son una herramienta más.

uso de los test de ovulación

 ¿Cómo son los test de ovulación?

Para que se entienda bien el funcionamiento de los test de ovulación, voy a comenzar explicando brevemente cómo se produce el fenómeno de la ovulación.

Pues bien, el ciclo de una mujer como norma general suele durar unos 28 días, si bien hay mujeres con ciclos de 25, otras con ciclos de 32 días, hecho que también se considera normal, al igual que una misma mujer tenga ciclos de 28 y otros meses de 31. Este ciclo lo regulan varias hormonas, las principales son los estrógenos que se producen en los ovarios, y la LH producida por una glándula que se llama hipófisis y que se localiza en la base del cerebro. Esta hormona se libera de manera rápida y transitoria unos 14 días antes de la regla y es la responsable de la rotura del folículo, un pequeño quiste que contiene en su interior el óvulo.

En mujeres con ciclos de 28 días, la ovulación se da en torno al día 14 del ciclo, aquellas mujeres con ciclos de 31 días, un poco más tarde, sobre el día 17. Una regla sencilla para calcular días fértiles es restar 17 a los días de duración de tu ciclo, el número resultante es el día que deberías comenzar a tener relaciones sexuales o comenzar a probar con los test de ovulación.

Los test de ovulación son unos kits, parecidos a los de embarazo, que detectan la presencia de hormona LH en la orina. Se venden en un paquete que contiene varias tiras reactivas. Tal y cómo he mencionado “detectan la presencia de hormona en orina”, no exactamente la ovulación. Se supone que tras el positivo, en la práctica la ovulación sucederá a las 24-36 horas. Hay que hacer una consideración importante; el pico de LH es muy rápido en su aparición y desaparición en orina, tan sólo es detectable unas 6 horas (una miseria), como mucho está presente en dos micciones por día. He aquí la razón fundamental por la que a muchas mujeres no les da positivo muchos ciclos.

¿Qué hay que tener en cuenta cuando usemos los test de ovulación?

Algunas consideraciones que creo que os pueden ser de ayuda a la hora de realizar test de ovulación:

  • Hacer test todos los días es un gasto inútil que además produce ansiedad. Haced la regla de cálculo que he comentado anteriormente para acotar más los días de ovulación.
  • Si tras un par de ciclos regulares aún así no pilláis un solo test positivo, recomiendo los días señalados hacerlo cada 12 o cada 6 horas (recordad que comenté que la LH sólo dura en orina 6 horas, así seguro que no falla).
  • Lo ideal es realizar el test todos los días a la misma hora para distinguir cuando marca de manera más intensa la línea del positivo (en el caso de que no sea de la marca Clear Blue dónde aparece una carita sonriente).
  • Ovular no es igual a embarazo seguro, existen otros factores influyentes. Aunque el test de positivo y tengas relaciones los días señalados no significa que vaya a suceder la gestación, a pesar de que sí que es cierto que tienes más posibilidades de lograrla.
  • Desde mi punto de vista no recomiendo de manera sistemática la realización de test de ovulación, son prescindibles y hay otros métodos que, combinados con éste dan mucha información como por ejemplo el moco cervical y la temperatura basal o la posición del cérvix. Lo único malo es que requieren mucha dedicación y observación de la fisiología del propio cuerpo por parte de la mujer
  • Programar las relaciones sexuales a veces hace que la relación de pareja se resienta, lo mejor es relajarse y bajar las expectativas, a veces no se consigue a la primera ni a la tercera. No hay que desanimarse en absoluto.