C/Sidney 2000, Número 8 B Puerta 1 Torrent (Valencia) 960119724 - 691244186 09:00- 21:00 Especialistas en eco 4d/5d

La primera menstruación de tu hija y cómo afrontarla

“Felicidades, ya te has hecho mujer” Seguro que muchas de vosotras habéis oído esta frase al inicio de vuestra primera menstruación, y es que es el primer paso para pertenecer al “club de las mujeres”, según convención social. El problema, es que muchas niñas no entienden estas cosas. Simplemente se asustan, no entienden por qué tienen que dejar de ser niñas, tampoco por qué sangran y por qué eso las hace ser mujeres. Por eso, es importante conocer el punto de vista que tiene una niña con su primera menstruación –al menos desde el punto de vista psicológico- y saber algunos trucos y consejos para hacer que la conversación sobre la primera menstruación y las venideras no sea algo “vergonzoso” para ella y que todo sea natural.

 

Cómo afrontar la primera menstruación de tu hija con naturalidad

La primera menstruación es un paso que toda preadolescente va a hacer, normalmente entre los 11-12 años marcando el inicio de la etapa reproductiva. Es una época en la que cualquier niña está descubriéndose a sí misma y al mundo, por lo que es todo un poco complicado de entender y asimilar. Para muchas, es un golpe duro, aunque otras muchas esperan este momento con ansia. Sea como sea, aquí tienes algunas ideas para afrontar este momento con tu hija de forma natural.

Hablemos de los cambios de su cuerpo

Si una palabra pudiera definir a la primera menstruación sería el inicio, la futura mujer se ve que ya ha dado un paso más hacia el crecimiento, ya hay algo diferente, y ella se siente diferente. El sentirse diferente, también os pasa a vosotros como padres pues veis que vuestra “niña” deja de serlo, pero, aunque sea un reto la primera menstruación debe intentar tratarse con naturalidad, así pues, no es aconsejable tratarla de modo diferente o hacer ninguna fiesta.

Probablemente, ella sea la primera en percibir su crecimiento de pechos, el aumento del vello o el ensanchamiento de caderas, hay niñas que lo viven con alegría porque significa que se están haciendo mayores, pero hay niñas que pueden no vivirlo bien. Ayúdale a aceptarse, cuéntale tus experiencias y acompáñala en este camino de ser mujer.

Prepara el tema

Puede que sufra porque la regla duele y es un dolor desconocido, el cariño y el apoyo es fundamental.

Los cambios que traen la menstruación que son mal vividos, muchas veces pueden ser porque no se ha tratado de una manera adecuada el tema, os aconsejo el antes y el después: una manera muy buena de disminuir la incertidumbre es dando información antes de lo que va a pasarle a tu hija el día que le venga la regla, es decir, preparar la antesala de cuando llegue ese momento, contar qué es tener la regla, lo que debe hacer, consejos sobre higiene, medicación…porque vosotras como madres sois los modelos donde vuestras hijas se miran, y debéis actuar como tal: como referentes de actitudes y que te vea como un enemigo o como alguien que no sabe lo que es, no es una buena opción. De esta manera facilitamos, que vuestras hijas comiencen a sentirse bien en su nueva situación, ya que normalizarlo es la primera base de la aceptación.

Transparecia total

La normalidad, el positivismo y la información ayudarán a tu hija a pasar este camino, porque piensa que la llegada de la menarquía no es más que la señal que tu hija crece de una manera sana y adecuada. Recuerda que muchas niñas se sienten un poco intimidadas con el tema de la primera menstruación y rehúyen de los padres, sin embargo, no es buena idea dejarlo fuera. Tanto tú como él sois sus padres y debe tener la sensación de que puede hablar con ambos de cualquier tema y más de uno así de importante. Tu pareja debe estar tan al pie del cañón como tú y debe contarle a vuestra hija las verdades de la regla, así como sus inconvenientes. Muchas veces, los padres también se sienten violentos y cohibidos con estos temas porque siempre se nos ha dicho que es cosa de “chicas” y que ellos no podían intervenir. Sin embargo, esto no debe ser así y menos en una relación padre-hija. Conseguir que la transparencia sea la clave en su primera menstruación es esencial para que no empiece a generar tabúes que ya están bastante asentados en la sociedad.

Para ello, debe ser consciente de que la regla es algo completamente normal y que no hay por qué esconderse ni la primera, ni las siguientes. Saber que su padre relativiza el tema pero se involucra en él, puede ayudar a tu hija a manejar mejor esa aceptación con ella misma y con la sociedad y no sentirse fuera de lugar.

 

Recuerda que, para cualquier duda o dificultad relacionada con el tema desde el Departamento de Psicología de Clínica Parc Central, estamos ahí para ayudarte.