C/Sidney 2000, Número 8 B Puerta 1 Torrent (Valencia) 960119724 - 691244186 09:00- 21:00 Especialistas en eco 4d/5d

5 beneficios fundamentales del pilates en embarazadas

Ya sabéis que para que una vida se lo más completa y saludable, en ella tienen que tener cabida las tres D: Duerme/Descansa, Dieta (alimentación saludable y ejercicio) y Disfruta (tener tiempo de ocio). Sin una de estas tres D, lo más normal es que el estado, tanto físico como emocional, de la persona no esté en su máximo.

Esto, es algo que a muchas embarazadas se les olvida, algo que es completamente normal. El miedo, la inseguridad, el trabajo y el ajetreo del embarazo –sin contar los antojos en sí- es lo que hace que muchas mujeres se olviden de una o, incluso, dos D.

Beneficios del pilates en embarazadas

En su gran mayoría, se suelen olvidar de la segunda, aquella que implica la dieta y el deporte. Esto tiene una fundamentación poco científica ya que son las embarazadas las que más dietas y ejercicio necesitan. Si bien es cierto que no se pueden realizar actividades físicas muy exigentes, se puede seguir realizando ejercicio. Un ejemplo de ello, es el pilates. A muchas les cuesta dejarse llevar por el ejercicio y mucho más por el pilates ya que se considera un deporte para gente mayor o con problemas. Por eso, para que os animéis a acudir a clases de pilates, os dejamos cinco beneficios del pilates en embarazadas.

Trabaja el suelo pélvico

La mayoría de los ginecólogos y las preparadoras al parto recomiendan que se realicen los ejercicios de Kegel previo al parto. este tipo de ejercicios nos ayuda a mejorar el suelo pélvico y a ganar mucho control sobre él. Pero la realidad es que muy pocas mujeres embarazadas recuerdan hacer sus ejercicios.

El pilates en embarazadas es beneficioso en este sentido ya que nos ayudará a aprender a controlar la musculatura a partir del segundo trimestre y a facilitar el parto. Otro de sus beneficios es que, cuanto antes empecemos a controlarlo, mayor será nuestra recuperación del suelo pélvico tras el parto.

Control de la respiración

Como ya os comentábamos, el control de la respiración es esencial a partir del segundo trimestre para una embarazada pues ayuda a mejorar el parto. El pilates en embarazadas resulta beneficioso porque, para todos los ejercicios que se realizan, es necesario aprender y controlar la respiración. Tal y como se debería hacer en el parto.

Evita lesiones

Si hay algo que sufren mucho las embrazadas es de lesiones de columna, lumbares o de rodilla. El aumento de peso hace que la posición no sea la correcta. En este sentido, el pilates en embarazadas es la solución ya que los ejercicios de cuadrupedia y en la propia de pilates, ayudan a mejorar y corregir la postura, haciendo que la embarazada aprenda a caminar, sentarse, esperar de pie, etc.

Potencia el trabajo cardiovascular

Durante todo el embarazo, las mujeres sufren un aumento de peso obvio. Ya no solo por el bebé si no porque los antojos, en la mayoría de las ocasiones, no les juegan buenas pasadas. Por eso, este aumento de peso se debe controlar, tanto a nivel dietético como cardiovascular. Por ello, el pilates en embarazadas es tan beneficioso. Con este ejercicio, conseguiremos mejorar nuestra resistencia, regular nuestro peso y mejorar nuestro  sistema respiratorio, ya que durante el embarazo nuestra capacidad respiratoria disminuye a causa del pequeño y del volumen que va cogiendo en el interior de nuestro cuerpo.

Mejora el sistema circulatorio

Debido a que con el pilates las embarazadas trabajan su resistencia cardiorespiratoria, el riego sanguíneo se ve mejorado. Uno de los mayores problemas a lo largo del embarazo son los edemas en las piernas. Esto se debe a que nuestra circulación viaja poco rápida a las extremidades pues la distribuye a los órganos vitales y al bebé. Así pues, muchas mujeres acaban haciéndose drenajes linfáticos que sirven más bien a corto plazo.

Como veis, el pilates en embarazadas es muy beneficioso en general pues ayuda mucho a la madre a no sufrir los típicos problemas del embarazo. Además de eso, ¡os ayudará a veros estupendas! Eso sí, y como siempre, lo mejor es que consultéis con vuestro ginecólogo si podéis realizar cualquier tipo de actividad física.