C/Sidney 2000, Número 8 B Puerta 1 Torrent (Valencia) 960119724 - 691244186 09:00- 21:00 Especialistas en eco 4d/5d

Descubre los mitos de las varices más comunes

En el segundo capítulo sobre insuuficiencia venosa, vamos a hablar sobre algunos mitos de las varices muy extendidos y desmontar algunas ideas equivocadas que tenemos sobre esta enfermedad.

mitos de las varices

Los hombres no corren riesgos de padecer varices

Aunque sí es cierto que las mujeres presentan mayor riesgo que los hombres en desarrollar la insuficiencia venosa (varices), debido a los embarazos y a los efectos hormonales (progesterona) sobre las venas, los hombres también sufren de varices. Cerca de la mitad de los hombres mayores de 60 años, se cree que padecerán alguna afectación de insuficiencia venosa de las piernas. Este, lo creáis o no, es uno de los mitos de las varices más extendidos, ¡así que menos odio a los hombres!

Cruzar las piernas contribuye a que aparezcan varices o a que aumenten

Uno de los grandes mitos de las varices. No hay ninguna relación entre cruzar las piernas y el desarrollo de varices. Ahora bien, sí que hay relación con estar mucho tiempo sentado, cruzando o sin cruzar las piernas, porque lo que sí está demostrado es que el sedentarismo y la falta de ejercicio y movimiento favorecen las varices y empeoran sus síntomas.

El mito de las varices no se heredan

Si tiene familiares con esta enfermedad, usted tiene más opciones de padecerla. Las varices tienen una importantísima base genética. Eso no quiere decir que vaya a tener varices si su madre las padece, pero se ha visto un aumento significativo de los casos en pacientes con antecedentes familiares de varices, sobre todo en los que empiezan a desarrollarlas a edad muy temprana.

Estar de pie no contribuye a la aparición de varices

Está muy extendida la ida de que estar sentado muchas horas es malo para las varices, y es cierto. Pero no menos cierto es que la posición de pie muy prolongada aumenta la presión sobre las venas de las piernas, que tienen más dificultad para retornar la sangre hacia el corazón. Aquellas personas que por diferentes motivos, fundamentalmente  por trabajo, tengan que permanecer de pie durante varias horas al día (peluqueras, camareros,…..) tiene muchas más posibilidades de desarrollar las varices. Este es otro de los mitos de las varices con los que debemos llevar cuidado, sobre todo en el embarazo.

El peso no influye en el desarrollo de la insuficiencia venosa

La obesidad es uno de los factores más determinantes para que unas varices puedan progresar, aumentando su tamaño, su gravedad y empeorando los signos y síntomas de esta enfermedad por lo que hay que olvidarse de inmediato de este mito de las varices. El primer tratamiento en estos pacientes será siempre una pérdida de peso, que, en muchas ocasiones, puede ser suficiente para que remitan los síntomas.

Si hago deporte, empeorarán mis varices

Otro mito de las varices muy extendido. Muchos pacientes cuando desarrollan las varices dejan de realizar la actividad física que practicaban por miedo a empeorar las varices. El gran enemigo es el sedentarismo, así que el ejercicio físico no sólo no agrava la insuficiencia venosa, sino que es recomendable para mejorar la circulación venosa en las piernas, permite aumentar el tono muscular y favorece el retorno venoso.

Las varices y las arañas vasculares son un problema estético y no necesitan tratamiento

Éste es uno de los grandes problemas a los que nos enfrentamos. La gran mayoría siguen viendo las varices como una afectación estética, y ése es el principal motivo de consulta. La aparición de varices suele ser indicativo de que algo falla en la circulación. La insuficiencia venosa (varices) es una enfermedad de las venas de las piernas, que requiere de un estudio pormenorizado por un especialista que evalúe como se encuentran exactamente las venas y dónde está el problema, para poder ofrecerle un tratamiento adecuado. Recuerde que antes de tratarse las varices en cualquier centro estético, es necesario que un profesional le haga un estudio completo de la circulación de sus piernas y le aconseje el tratamiento más apropiado.