C/Sidney 2000, Número 8 B Puerta 1 Torrent (Valencia) 960119724 - 691244186 09:00- 21:00 Especialistas en eco 4d/5d

Cómo sobrevivir a la menopausia en verano

La menopausia es una de las etapas más odiadas por todas las mujeres después de la adolescencia. Es el momento en el que el cuerpo de la mujer vuelve a sufrir toda una serie de cambios hormonales, lo cual es un caos para la mujer.

Una de las peores partes de vivir la menopausia en verano son los sofocos. Los síntomas de la menopausia suelen agravarse mucho en verano, por lo que las mujeres se siente más débiles, más cansadas y mucho más de mal humor.

 menopausia y verano

¿Cómo son los sofocos de la menopausia en verano?

Los sofocos suelen comenzar con una repentina sensación de calor en el pecho y la cara. Después de esto empieza a extenderse, en cuestión de minutos, por todo el cuerpo, lo que hace que la mujer empiece a sudar en exceso y a sentirse agobiada. Lo peor de estos sofocos es que se pueden dar en cualquier momento, del día o de la noche, como bien comenta Borja Otero, co-coordinador de la AEEM (Asociación Española para el Estudio de la Menopausia).

Muchas  mujeres identifican más estos sofocos durante la noche, lo que agrava su sensación de malestar durante los días ya que hay problemas para conciliar el sueño. Según la AEEM, el 81% de las mujeres con la menopausia en verano sufre importantes aumentos de temperatura, implicando sudoración elevada y enrojecimiento de la piel.

Estos sofocos por causa de la menopausia en verano, acaban conllevando en un aumento de la fatiga, irritabilidad, cambios de humor, problemas de concentración y, por supuesto, un malestar generalizado en la mujer.

¿Cómo evitar los sofocos de la menopausia en verano?

Para evitar o paliar los efectos de los sofocos, la AEEM recomienda seguir estas pautas.

Evita bebidas estimulantes y el tabaco

Las bebidas calientes, con cafeína o teína o alcoholicas se desaconsejan debido a que aceleran el metabolismo. Esto hace que nuestro cuerpo suba, de forma repentina, nuestra temperatura corporal propiciando la aparición de más sofocos. Sobre todo, se desaconsejan en el momento de la cena para evitar los sofocos por la noche. Lo mismo pasa con el tabaco, así que si podemos evitar fumar, ¡mucho mejor!

Usa varias capas de ropa

Uno de los mayores problemas de las menopausia en verano es que nunca se sabe en qué momento te va a entrar un sofoco, por lo que los profesionales siempre recomiendan llevar varias capas de ropa que permitan quitárselas y ponérselas según nuestra temperatura corporal.

Mantener una temperatura ambiente baja

Uno de los peores problemas de la menopausia en verano es que, lo queramos o no, nos sentimos irremediablemente atraídos por las terrazas. El problema de esto es que, al estar en la calle, la temperatura no es baja  ni siquiera por la noche. Por eso es más recomendable que, si estás con la menopausia en verano, entres dentro del bar ya que contarás con aire acondicionado. Esto te ayudará a que tu temperatura corporal no suba de forma desorbitada.

Refréscate

Esto puede ayudarte mucho por la noche aunque no sea lo más cómodo en cualquier momento. Otra idea, es meter los pies a remojo en agua fría y que te relajes. De esta forma conseguirás controlar tu temperatura corporal ya que los pies tienen muchas terminaciones nerviosas. Por supuesto, el uso de toallitas húmedas cuando vas por la calle es una decisión muy acertada cuando tienes la menopausia en verano.

Recuerda que, si estos síntomas se prolongan, lo mejor es que acudas a tu médico de familia y lo comentes con él para encontrar una solución, como por ejemplo la terapia hormonal sustitutiva.