C/Sidney 2000, Número 8 B Puerta 1 Torrent (Valencia) 960119724 - 691244186 09:00- 21:00 Especialistas en eco 4d/5d

¿La lactancia materna es imprescindible para un buen desarrollo del bebé? 

Como ya hemos mencionado en otras ocasiones, la Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna como primera opción hasta los 6 meses del bebé por sus múltiples beneficios. En esta línea no paran de salir estudios a la luz que así lo demuestran.

la lactancia materna protege al bebé

El último y más completo  ha sido presentado hace unos meses en la Reunión de la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología en que se emitieron los resultados de seis estudios distintos. En ellos se analizaba la microbiota (microorganismos que viven en el sistema intestinal) de bebés alimentados con pecho frente a los alimentados con biberón.

El resultado fue que los bebés alimentados a través de la lactancia materna entre uno y seis meses tenían una microbiota diferente, un sistema inmunitario mucho más competente, al igual que completo,  y con ello presentaron menor riesgo de desarrollar asma y alergias (sobre todo este resultado se vio en los bebés que convivían con mascotas en casa). Otra conclusión a la que llegaron en el estudio, es que un exceso de higiene contribuye a destruir parte de esa microbiota. Es decir que cuanto más lavemos con productos químicos nuestro cuerpo y el de nuestros bebés, menos inmunes serán frente a posibles enfermedades.

Concluyen con ello que en cierta manera es importante estar en contacto con microorganismos para que nuestros pequeños puedan enfermar y crear los anticuerpos necesarios. De este modo, en otra ocasión, sus organismos estarán preparados para hacer frente a este tipo de enfermedades generando de forma propia y automática los anticuerpos necesarios.

Así pues mamis, mucha teta y relajarse con eso de que los bebés se ensucien jugando, porque en cierta manera, el exceso de higiene tampoco es saludable. Todo en su justa medida es bueno. Tampoco es necesario que pasen días sin lavarse, pero hacerlo con demasiada asiduidad -además de destruir sus barreras naturales utópicas- hará que vuestros bebés sean incapaces de autoproducir anticuerpos que les ayuden con posterioridad.