C/Sidney 2000, Número 8 B Puerta 1 Torrent (Valencia) 960119724 - 691244186 09:00- 21:00 Especialistas en eco 4d/5d

¿Qué se siente al romper aguas?

La fuente, o más conocida como la bolsa amniótica, es lo que se rompe previo al parto. Seguro que muchas entendéis perfectamente a lo que nos estamos refiriendo. Sí, hablamos de romper aguas. La rotura de la bolsa amniótica es muy diferente para cada mujer. En muchas ocasiones, estas no se dan cuenta de que están rompiendo aguas.

Lo cierto es que, a pesar de las historias que se cuentan, no todas las mujeres empiezan a chorrear agua. Las sensaciones a la hora de romper aguas pueden ser muy diversas y todo depende de la madre y, por supuesto, de la forma en la que comience el parto. Aquí te dejamos algunas situaciones más comunes a la hora de romper aguas.

romper aguas

Las principales sensaciones a la hora de romper aguas

El chorro

Es el más conocido, el mito más extendido que existe a la hora de romper aguas. Lo cierto es que, aunque es la forma más comentada de romper aguas, no siempre es la más común. Esto se debe a que las películas han favorecido mucho a la difusión de este mito. En este caso, la mujer siente como una ola de calor y de pronto, un chorro inesperado de agua que crea incluso un charco en el suelo.

El pop

Algunas mujeres en el momento de romper aguas, sienten como que de pronto se le destapara. Esto es el principio de la rotura de aguas, aunque esto no conlleva necesariamente que el líquido salga. Muchas mujeres lo describen como un globo de agua explotando. Muchas mujeres anuncian que este momento es de alivio.

El hilito

Como ya hemos dicho, romper aguas no implica una salida tremenda de líquido amniótico, sino que puede ser un simple hilo de líquido. En muchos casos, la mujer siente como un pequeño hilo de agua caliente recorriéndole las piernas. A pesar de lo que se cree, esto es lo más común que suele suceder a la hora de romper aguas.

Las contracciones directamente

Algunas mujeres no pasan por el momento de romper aguas, sino que las contracciones comienzan enseguida, sin un aviso. Esto, aunque puede preocupar a muchas, es más normal de lo que parece. Esto pasa porque la mujer no expulsa ningún tipo de líquido pero la bolsa está rota. Otras veces, esto sucede porque la bolsa realmente no se rompe, en ese caso, cuando sientas que la dilatación ha comenzado, deberás acudir al hospital donde el ginecólogo o la matrona te romperán la bolsa amniótica.

Recuerda que debes controlar el color del líquido amniótico y el ritmo de las contracciones. Esto es lo que te hará saber si debes ir con urgencia al hospital o no. Aunque no lo sea, avisa a tu ginecólogo o matrona de inmediato.